Como sobrevivir al verano con pareja

Como sobrevivir al verano con pareja

Verano, mas sexo y menos rupturas

Más Sexo y menos rupturas: Parejas que le dan la vuelta al veranoC

PAREJA
Más y mejor sexo y menos rupturas: Parejas que le dan la vuelta al verano

Una pareja disfruta de las vacaciones Una pareja disfruta de las vacaciones de verano.
pjas sxo
19 jun 2015 RAQUEL ALCOLEA DÍAZ
Nada de rupturas, monotonía o aburrimiento en verano. En Mujerhoy.com estamos convencidos de que éste ha de ser el verano de la pasión y no el del descontento. ¿Tu mejor aliado para darle la vuelta al verano? ¡El sexo! Con la ayuda de psicólogos, sexólogos y terapeutas te damos las claves para que reactives tu vida de pareja durante las vacaciones.
Redescubrir al otro, aprovechar el tiempo ‘extra’ de vacaciones para volver a tocarse, olerse, disfrutarse y hacer todo aquello que parece haber apagado el día a día laboral…. Suena bien, pero no es fácil. Reunimos los mejores consejos de seis expertos de relaciones de pareja para que juntos consigáis que este verano sea, de verdad, un verano apasionado.

1. Busca un espacio (tiempo y lugar) para la intimidad de la pareja, tanto sexual como afectiva. Es uno de los aspectos más citados por los expertos para reactivar la pasión y no es por casualidad. Pero no vale hacerlo de cualquier manera, pues han de cumplirse tres requisitos: debe ser un momento de disfrute y no una obligación, debe responder a un deseo compartido y hay que darle entidad a ese momento. “Tener un tiempo para la pareja cada día es muy diferente a planificar los coitos. Si surge una relación sexual durante ese rato de intimidad, bien, pero no hay que acostarse con la idea de ahora toca”, aclara Manuel Fernández, psicólogo y sexólogo, coautor de ‘100 preguntas sobre sexo’ junto a Berta Fornés. Así, en ese espacio de intimidad, que el experto cifra en unos 30 minutos cada dos o tres días, pueden tener cabida acciones como buscar un rato para abrazarse, echarse la siesta desnudos, acariciarse, mirarse a los ojos o darse un masaje. ¿El aliado perfecto? El pestillo, en un sentido literal o figurado. Como decía el experto, hay que darle entidad a ese momento.

2. Por la boca disfruta el pez. Según explica la sexóloga y psicóloga de Psytel, Silvia Sanz, existen estudios que demuestran que las mujeres que hablan de sexo con sus parejas lo practican más, son más orgásmicas y sienten más placer que las que no se comunican. Por eso la experta aconseja preguntarse: “¿cómo es mi vida sexual?”, “¿Me comporto como quiero o como esperan de mi?”, “¿Cómo me gustaría que fuera mi vida sexual?”. “¿Hay algo que puede mejorar mis relaciones?”. Para la sexóloga, es clave conocer tu cuerpo, plantear cómo nos gustaría sentirnos y pedírselo a la pareja. Por eso, en cierto modo, anima a que seamos egoístas pues, en su opinión, no puedes dar al otro lo que no eres capaz de darte a ti mismo, seas hombre o mujer.

3. Obras son amores y no buenas razones. Esta es la base de la propuesta de Sylvia de Béjar, especialista en sexualidad y relaciones de pareja y autora de ‘Tu sexo es tuyo’ y ‘Deseo’, pues, a su juicio, uno de los grandes errores es pensar que el sexo es espontáneo. “No es algo espontáneo, ni siquiera al principio. Por eso hay que pensar cosas como qué vamos a ponernos, a qué vamos a oler, a dónde vamos a llegar o qué puedo hacer para gustarle más.Ellas tienen muy en cuenta los juegos preliminares, que no son sólo los besos y caricias, sino cómo se han hablado en las horas previas, qué es lo que han hecho juntos y cómo lo han hecho, cómo se han preparado y cómo han llegado a excitarse mutuamente. Ellos, por su parte, son más visuales y valoran mucho sentirse importantes, sentirse deseados y también cuestiones como la novedad, la sorpresa, la iniciativa, sin necesidad de hacer virguerías”, argumenta.

4. Explora los atractivos que aún no conoces de tu pareja. Una técnica eficaz es la focalización sensorial, tal como propone Manuel Fernández, coautor de ‘100 preguntas sobre sexo’. Consiste en empezar a masajearse mutuamente de manera erótica pero sin buscar la excitación sexual. “La atención ha de estar fijada en el momento presente, es decir, en el acto de tocar al otro y de sentir la estimulación que el otro nos produce. El sexo es algo que se puede practicar incluso cuando no hay un deseo orgásmico. Es como un caracol, si lo buscas directamente, se esconde, pero si lo tientas de forma sucinta puede salir de su escondite con plena energía”, asegura. ​

5. No es necesario hacer el pino puente, sino mirar, mirarse y mirar. La clave está en algo que destaca Sylvia de Béjar, y es el hecho de que lo que todos queremos, lo que más nos pone a todos, es sentirnos deseados. Algo tan sencillo como mirarse a los ojos durante el acto sexual o probar a “eliminar” de la ecuación sentidos como el oído, el tacto o la vista para ver cuáles son sus efectos puede ser mucho más efectivo que cualquier postura sexual exótica. Así, la experta invita a que primemos el placer por el placer y nos olvidemos de los orgasmos.”La obsesión por contabilizar los orgasmos acaba pasando factura. El objetivo es disfrutar, se tengan o no se tengan orgasmos. Y para ello tenemos que hacer posible, mutuamente, para que el otro sienta placer, con las cosas más simples”, destaca.

6. La estación de la piel. Tal como explica la psicóloga Mila Cahúe, autora de ‘Amor del bueno’, las vacaciones del verano son el momento idóneo para recuperar el contacto, “la piel”. De hecho asegura que algo que puede parecer tan obvio tiene una explicación hormonal, pues el contacto frecuente y las caricias favorecen la producción de oxitocina, que es la hormona relacionada con los vínculos afectivos.

7. Nunca dejes de jugar. La comunicación, la confianza, la complicidad y la creatividad son las cuatro ‘Ces’ básicas que permitirán a una pareja reactivar su pasión, según explica la psicóloga, sexóloga y coach, Marian Frías, autora de ‘No molestar’. Para ello, la experta, que revelará sus ideas para activar la pasión el próximo 4 y 5 de julio en las Jornadas de Coaching ‘Gente Brillante’ en las que estará presente Mujerhoy.com, nos avanza dos técnicas-juego útiles.

Una de ellos es el juego de las prendas, que consiste en organizar una cena de pareja o un momento íntimo cuando los niños estén en la cama en el que ambos hablaréis de un modo especial. “Cada uno pregunta al otro algo que quiere saber. Y si el otro responde, el que haya preguntado, se quita una prenda. Se irá subiendo así la excitación alargando el momento de desnudarse”, explica. Otra posibilidad lúdica consiste en introducir en una dinámica de pareja un juguete erótico como por ejemplo un huevo vibrador. “La chica introduce el huevo en la vagina y la pareja lleva el mando, dando lugar a que genere diferentes sensaciones con diferente intensidad. Si además estáis con más gente, puede generar complicidad en la pareja y ganas de quedarse a solas”, afirma.

8. Erotiza la mente. El sexo está en nuestra mente. De hecho, tal como recuerda Silvia Sanz, sexóloga de Psytel, es sin duda el órgano sexual más poderoso. Por eso a la hora de despertar esos instintos dormidos, anima a que hagáis juntos las siguientes actividades: escribir vuestras fantasías sexuales y compartirlas, visitar juntos un sex shop y adquirir algo que os despierte curiosidad, grabaros un vídeo practicando sexo, o sorprenderos con algo íntimo, como por ejemplo que salgáis a la calle sin ropa interior y compartas ese “momento” con tu pareja.

Una opinión que comparte la sexóloga Laura Cámara, que también anima a hacer cosas que animen a la pareja a mostrarse tal y como son sin complejos. “Nada mejor que ir a una playa nudista. No hay nada mejor que verse desnudo ante los ojos de los demás y no avergonzarse, aceptarse y quererse. La seguridad en uno mismo es altamente erótica”, explica la experta, quien además argumenta que demostrar a tu pareja que te encuentras bien contigo misma, que no tienes complejos ni nada de qué avergonzarte implica que te aceptas como eres y que también te gusta ver a tu pareja en estado puro.

9. Romper con lo establecido o darse una bocanada de aire fresco. “Si vivís juntos y soléis hacer vida juntos en el día a día, el verano puede ser un buen momento para hacer cada uno una escapada con los amigos, pues eso reforzará la confianza en la pareja y aireará esa sensación de estar ‘siempre juntos’. En el caso de que vivan separados, lo mejor será planificar unos días juntos, del mismo modo que si se trata de una pareja con hijos, pues les vendrá bien disfrutar de intimidad”, comenta la sexóloga de Ginesexología Granada, Laura Cámara.

10. De común acuerdo y sin meter los problemas en la maleta. Las vacaciones deben planificarse como “lo que vamos a hacer” y no como “lo que voy a hacer”, pues si no tenemos claro que es algo que se disfruta en común puede haber conflicto y distanciamiento, según revela la psicóloga Mila Cahúe. Otro de los errores que se deben evitar es llevarse de veraneo los problemas que quedaron sin resolver o pretender resolverlos durante el periodo estival. “Es mejor relajarse y afrontar ciertas cuestiones a la vuelta, con la cabeza despejada”, destaca.

Otra de las claves para disfrutar de un verano de pasión es, para la autora de ‘Amor del bueno’, evitar el miedo a equivocarse. “Podemos cometer errores intentando sorprender a nuestra pareja, pero no pasa nada. Si no acertamos, nada mejor que unas risas cómplices y volver a intentarlo. No hay nada mejor que una buena risa que os divierta a los dos”.

No Comments

Post A Comment

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies