Mindfulness sexual: cómo disfrutar plenamente de las relaciones. Colaboración ABC Bienestar

Mindfulness sexual: cómo disfrutar plenamente de las relaciones. Colaboración ABC Bienestar

Colaboración con ABC Bienestar en el siguiente enlace.

Es esencial prestar atención al momento que vivimos, ya sera mientras comemos, hacemos deporte, o estamos con nuestra pareja.

Seguro que últimamente has escuchado hablar del «mindfulness»: la técnica que nos incita a «estar» en el presente, prestar atención plena a lo que nos rodea y centrarnos en lo que hacemos a cada momento. Esto podemos aplicarlo a todos los planos de nuestra vida. Así, es importante prestar atención a lo que comemos, a cómo lo hacemos; no pensar en otra cosa cuando vamos al gimnasio, sino centrarnos en los ejercicios, en nuestro cuerpo; y también, por supuesto, en nuestras relaciones. Cuando estamos con nuestra pareja, es importante centrarnos en ella, en las sensaciones de nuestro cuerpo, en qué sentimos durante el momento.

Esto último es lo que denominamos «Mindful sex», una concepción –no tan nueva– de practicar sexo. Lo explica la psicóloga y sexóloga Silvia Sanz: «Ya sabemos que nuestro cerebro tiene más poder sexual que cualquier parte del cuerpo. Si llevamos nuestra atención a cada movimiento o caricia, silenciando los pensamientos y dejando atrás las expectativas, podremos llegar a tener un sexo placentero y disfrutarlo al máximo. Esto es mindfulsex».

Pero no hablamos solo del acto sexual, pues como aclara Ana Sierra, psicóloga, sexóloga y pionera en el uso del término «Mindful sex» en España, la sexualidad está en el cerebro. «Hay enemigos del sexo, que parten de nuestro yo racional y no el sentimental: los debería, el estrés, el irse al pasado o al presente», explica Sierra, que hace hincapié en la idea de que «solo «se siente» en el ahora». Por otro lado, Antonio Gallego, experto en mindfulness y colaborador de Petit BamBou, hace un apunte curioso: «Es gracioso que durante la actividad cotidiana la atención se vaya varias veces al sexo y sin embargo al mantener actividad sexual podamos perdernos en otras cuestiones: sucede porque no estamos presentes».

¿Y cómo debemos practicar este «Mindful sex» y evitar que nuestro pensamiento vaya por libre? Silvia Sanz nos da las claves: «Podemos practicar primero solos, conociendo nuestro cuerpo, disfrutándolo, para poder aceptar mejor nuestra sexualidad». Por otro lado, propone que no se «tengan prisas» en el juego sexual, y que se tenga como único objetivo disfrutar, sin tener expectativas. «Si algún pensamiento nos distrae, hay que intentar llevarlo fuera, volviendo a centrar la atención en lo que estamos sintiendo, sin resistencias, pero sin rendirse en potenciar nuestras sensaciones», recomienda.

¿Cómo trabajarlo en solitario?

  • Iniciarse en el mindfulness: centrando la atención en el momento presente y las sensaciones corporales.
  • Conocerse a uno mismo en el plano sexual observando prejuicios, límites, deseos, etc.
  • Trabajar los sentidos en las acciones cotidianas, por ejemplo, con la comida.
  • Aplicar la consciencia corporal a los momentos íntimos con uno mismo.

Silvia Sanz también nos da, por su lado, consejos para trabajar esta técnica por nuestra cuenta. «Se puede entrenar con caricias a uno mismo, intentando llevar la atención a cada parte de nuestro cuerpo, disfrutando de la sensación en todos sus aspectos», explica y continúa: «Hay que entrenar la aceptación de uno mismo, y dirigir nuestra mente al momento presente, dejándonos llevar por las sensaciones. Después será más sencillo compartirlo con nuestra pareja».

Por otro lado, esta práctica puede ser beneficiosa para la salud de las relaciones de pareja. Se puede mejorar la relación de pareja, ya que el sexo es más consciente, y, como explica Silvia Sanz, «el sexo desde luego, no es lo más importante en una relación, pero es el pegamento de la pareja».

Entonces, practicando «Mindfull sex», conectamos más con nuestra pareja, intensificamos el placer, dejamos de preocuparnos y nos ocupamos más de sentir. «Disfrutamos de las sensaciones, desarrollamos la capacidad de relajación en la mente y el cuerpo, conectamos con el momento presente, tomando consciencia de tu sexualidad y de la del otro», concluye la profesional.

¿Cómo trabajarlo en pareja?

  • Conectar con la mirada: es la forma más genuina de sentirse en conexión.
  • Activar el resto de sentidos: llevar la atención al tacto, vista, gusto, olfato y sonidos ayuda a una experiencia más rica.
  • Mantener la atención en el presente: si la mente se desvía y nos damos cuenta, se puede traer al presente de nuevo prestando atención a la respiración.
  • Dejar hablar a la voz interior: si hay un límite que no se quiere cruzar, o un deseo, hay que expresarlo con honestidad.
  • Soltar expectativas: no estamos obligados a satisfacer las expectativas, propias y de otros. Tan solo hay que disfrutar.
  • Reírse: sexo y humor combinan a la perfección, favorecen la relajación y la secreción de hormonas positivas.

 

No Comments

Post A Comment

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies