Eyaculación precoz

Eyaculación Precoz

 ¿QUÉ ES LA EYACULACION PRECOZ?

 

Si te ha sucedido alguna vez, no te preocupes. La eyaculación precoz es una de las disfunciones sexuales masculinas más comunes. En concreto hasta el 40% de los hombres la sufren en algún momento de su vida y no tiene nada que ver con la disfunción eréctil. Puede suceder que lleves mucho tiempo sin sexo y cuando tienes una relación sexual, eyacules antes de lo que desees. Es totalmente normal. Esto sucede porque te encuentras más excitado de lo habitual y provoca que llegues al orgasmo de un modo más rápido a causa del deseo y la falta de entrenamiento.

 

Para ser más precisa, la eyaculación precoz es la incapacidad de controlar la eyaculación el tiempo deseado, es decir, cuando el hombre no discrimina o identifica las sensaciones que tiene previas al momento conocido como inminencia eyaculatoria, no puede controlar de modo voluntario su reflejo, y esto le produce una insatisfacción a él y en ocasiones a su pareja con respecto al tiempo, ya que se produce más rápido de lo que desearía. Es un trastorno de la fase del orgasmo y, en los casos más graves, el hombre puede llegar a eyacular antes de la penetración o segundos después de hacerlo.

 

Muchas personas piensan que es un problema de los jóvenes, pero se observa a cualquier edad, afecta incluso a hombres de más de 60 años.  Sin embargo, un aspecto positivo es que se puede solucionar en el 90% de los casos con terapia.

 

Si profundizamos un poco más en el tema, existen diferentes tipos de eyaculación precoz según el momento en el que aparece. Puede ser primaria, quiere decir que ha existido siempre y el hombre no ha podido nunca controlar la eyaculación. O secundaria, cuando aparece en un momento determinado después de haber iniciado su vida sexual. Otro criterio que se puede tener en cuenta es la situación. Hay personas que presentan este descontrol en la eyaculación solo en determinadas situaciones o con ciertas parejas. Incluso, como ocurre frecuentemente, que se presenten episodios aislados de eyaculación precoz sin que se considere preocupante. Si os sirve como referencia, cuando no puedas controlar la eyaculación el 25% de las ocasiones en las que tienes un encuentro sexual, es el momento de acudir a terapia.

 

Y te preguntarás ¿cuál es el motivo?

 

Lo primero que hay que descartar es cualquier causa fisiológica, que no tenga un origen orgánico como lesiones de la uretra, próstata o problemas neurológicos que puedan interferir con las vías nerviosas que ejercen o controlan el reflejo eyaculatorio u otros. Para tu tranquilidad, en el 99% de los casos, el origen es puramente psicógeno, quiere decir que las causas más frecuentes son la ansiedad, que puede estar generada por inseguridad, estrés, cansancio, miedo a no satisfacer a la pareja o los problemas en la misma, excesiva exigencia, la culpa… O un mal aprendizaje como son las malas costumbres durante la masturbación en la adolescencia, cuyo único objetivo es llegar al orgasmo, sin prestar atención al placer ni las sensaciones previas al reflejo eyaculatorio. Tanto la ansiedad como el aprendizaje pueden ser un desencadenante de la eyaculación precoz. Lo que tienes que tener en cuenta, es que puede ser un trastorno ocasional y si vuelve a ocurrir en otros momentos es porque el miedo al fracaso y el estrés se hacen responsables de dicho descontrol.

 

¿Qué puedes esperar de una terapia?

 

En terapia se analiza cada caso para realizar el tratamiento que consta de dos partes: una más psicológica que trata de modificar pensamientos erróneos que se tienen en relación a la actuación sexual y otra más conductual, mediante técnicas para aprender a controlar la eyaculación e identificar las sensaciones previas a la misma. Es frecuente encontrar creencias donde todo el peso del éxito de la relación recae en los hombres: “todo depende de mí” y, por tanto, convierten la relación sexual en un examen. En estas situaciones, se encuentran más concentrados en el “rol del espectador” que en disfrutar de lo que está sucediendo.

 

Además, pueden influir otros esquemas disfuncionales que afectan a la respuesta sexual de un modo negativo. En la mayoría de las ocasiones,  el hombre es capaz de aprender el control  la eyaculación a través de la educación y de la práctica de  técnicas simples que se diseñan en terapia de modo especifico en función de cada persona.

 

Estas técnicas centran su objetivo en lograr identificar con claridad las intensas sensaciones preorgásmicas y evitar que el proceso del acto sexual le distraiga de este objetivo Si se tiene pareja y desea colaborar, su participación es de gran ayuda para realizar otros ejercicios complementarios para superar el problema con el propósito de que de modo gradual deje de existir ansiedad. Sentir el apoyo emocional y la comprensión en la relación, facilita alcanzar un nivel de relajación requerido para la gratificación sexual. En pareja también se realizan juegos para lograr superarlo.

 

En definitiva, la eyaculación precoz es un problema que afecta a la persona en diversas áreas y no solo en la sexual. Se resiente su autoestima y la relación con sus parejas. Pero es tratable y se supera.

Silvia Sanz, Psicoterapeuta, terapeuta sexual y de pareja.

Si necesitas información o crees que te puedo ayudar en algo, contáctame a través del siguiente formulario de contacto.

Utilizo cookies propias y de terceros para mejorar mis servicios. Al utilizar mi Web, aceptas el uso de las cookies. Más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Abrir chat
1
Hola! ¿En que podemos ayudarte?